Video API de Vonage y Web RTC permiten que la aplicación Be My Eyes ayude a las personas con discapacidad visual.

Caso de uso de Vonage en el que se destaca la aplicación Be My Eyes, para ayudar a las personas con discapacidad visual a llevar a cabo tareas simples con la asistencia de Video API de Vonage.

Pantalla de Be My Eyes en teléfono

Soluciones y funcionalidades de Vonage

Puzzle piece

Desafío

Crear una aplicación fácil de usar para ayudar a las personas con discapacidad visual a llevar a cabo tareas domésticas simples.
Lightbulb

Solución

Video API de Vonage y Web RTC
Key

Resultados

Aplicación para permitir que las personas con discapacidad visual usen sus teléfonos iOS y Android para «ver» con la ayuda de un voluntario vidente.

Las personas con discapacidad visual ven con la ayuda de Video API de Vonage

A menudo, las tareas cotidianas pueden ser un reto para las personas ciegas. Identificar la ruta de transporte público correcta para llegar al trabajo, revisar la fecha de caducidad de una botella de leche, coger los ingredientes correctos de la despensa para preparar la comida... Los invidentes pueden necesitar ayuda para estas tareas que la mayoría damos por sentadas.

El fundador de la organización sin ánimo de lucro Be My Eyes, Hans Jørgen Wiberg, trabajó para la Asociación Danesa de Ciegos durante tres años entrevistando a personas sobre la mejor manera de sobrellevar la discapacidad visual. Wiberg, que también tiene una discapacidad visual, encontró un nexo de unión entre todas las personas con las que trabajó: las personas con discapacidad visual a menudo dependen de los amigos y la familia para superar los obstáculos cotidianos, pero a veces se sienten culpables por pedir ayuda. Si tan solo tuvieran «otro par de ojos» una o dos veces al día, podrían hacer muchas más cosas por sí solas, sin ayuda de sus seres queridos.

Eso fue lo que inspiró a Wiberg para crear una aplicación que permitiera a las personas con dispacidad visual usar sus smartphones para «ver» con la ayuda de un voluntario sin discapacidad. Be My Eyes se asoció con la empresa de desarrollo danesa Robocat para convertir este concepto en realidad.

Muchas personas con discapacidad visual ya estaban usando Skype y FaceTime, pero seguían necesitando llamar a sus amigos y familia para pedir ayuda. El equipo danés utilizó Video API de Vonage para desarrollar una aplicación para dispositivos IOS y Android que une a personas ciegas que necesitan ayuda con una red de voluntarios dispuestos a echar una mano. Con esta aplicación, pueden recibir ayuda sin necesidad de pedirla de verdad y dejar que otras personas entren en su casa sin tan siquiera abrirles la puerta.

Cuando una persona ciega busca ayuda, los voluntarios registrados reciben una notificación en sus dispositivos. Cuando el voluntario acepta la solicitud, se establece una conexión de vídeo entre ambos a través de la aplicación Be My Eyes. Gracias a la cámara trasera del dispositivo de la persona con discapacidad visual que ha solicitado ayuda, el voluntario puede ver exactamente lo que esa persona tiene delante. Los ayudantes pueden describir lo que están viendo y responder a preguntas.

Wiberg ve esta aplicación como parte de un gran movimiento de «microvoluntariado» que está cogiendo fuerza. Las personas pueden prestar su ayuda desde cualquier lugar y en cualquier momento, mientras esperan en la cola del supermercado, durante una pausa en el trabajo o mientras dan un paseo. Es una manera fácil pero significativa de ayudar a la comunidad ciega.

Be My Eyes supone un uso innovador de WebRTC y de Video API de Vonage. En tan solo unas semanas tras el lanzamiento de la aplicación, se registraron más de 106 000 voluntarios y casi 9000 usuarios con discapacidad visual. Y según Wiberg, esto fue solo el principio. En los siguientes meses, el número de usuarios y voluntarios creció de manera significativa.

«Espero que al ayudarnos unos a otros como parte de una comunidad online, Be My Eyes suponga una gran diferencia en las vidas cotidianas de personas ciegas de todo el mundo».

HANS JØRGEN WIBERG, fundador de Be My Eyes